Cuidados de un Bloodhound o perro de San Huberto

El Bloodhound, también conocido como perro de San Huberto, es una raza de perro originaria de Bélgica. Se caracteriza por su gran tamaño y su olfato excepcional, lo que lo convierte en un excelente perro de rastreo y búsqueda. Además, su personalidad tranquila y amigable lo convierte en un excelente compañero de familia. Su pelaje es corto y fácil de cuidar, lo que lo hace ideal para aquellos que buscan un perro de bajo mantenimiento. Sin duda, el Bloodhound es una raza única y versátil que no solo es un gran perro de trabajo, sino también un leal y cariñoso amigo.

Detalles del Bloodhound o perro de San Huberto

Altura: 70-80 CM
Caracter: Equilibrado, Muy fiel, Tranquilo
Características : Musculoso, Alargado, Orejas largas
Clasificación FCI: Grupo VI
Clima ideal: Temperado
Esperanza de vida: 10-12
Entorno ideal: Casas, Senderismo, Caza
Peso Medio: 45-100

Origen del perro Bloodhound o perro de San Huberto

Desarrollado en la Edad Media en Europa, con un linaje que probablemente se remonta a los canes de caza utilizados por monjes belgas en el monasterio de Saint-Hubert, el Bloodhound ha sido valorado durante siglos por su habilidad sin igual para seguir rastros. Aunque su nombre pueda sugerir un temperamento feroz, este perro se ha destacado por su tenacidad en el rastreo más que por agresividad. Los normandos introdujeron la raza a Inglaterra, donde fue refinada y se consolidó su reputación como el mejor perro rastreador, especialmente en la caza de venados y como parte de las fuerzas policiales en la búsqueda de personas desaparecidas. Esta raza, empapada de historia y habilidad, ha evolucionado convirtiéndose en un símbolo de lealtad y de capacidad excepcional en el trabajo de rastreo.

Características del Bloodhound o perro de San Huberto

El Bloodhound, conocido también como perro de San Huberto, es reconocido por su excepcional capacidad olfativa, lo que lo hace un destacado en tareas de rastreo y búsqueda. Presenta un gran tamaño y posee un pelaje corto, lo cual facilita su cuidado. A pesar de su apariencia imponente, se caracteriza por su naturaleza tranquila y amistosa, lo que lo convierte en un compañero familiar ideal. Su tenacidad y habilidad para seguir rastros durante largos periodos sin mostrar signos de agresividad resaltan entre sus cualidades. La lealtad hacia su familia o manejador es otro de los rasgos distintivos de esta raza, junto con su versatilidad tanto en trabajos de campo como en el hogar.

Deja un comentario