Cuidados de un Fila brasileño

El Fila brasileño es una raza de perro originaria de Brasil, conocida por su valentía, lealtad y fuerza. Esta raza es ideal para aquellos que buscan un compañero fiel y protector, ya que su instinto de guardián está muy arraigado en su naturaleza. Además, su inteligencia y facilidad para el entrenamiento los convierte en excelentes perros de trabajo y de compañía. A pesar de su apariencia imponente, son perros muy cariñosos y afectuosos con su familia. Sin embargo, es importante destacar que el Fila brasileño requiere de una educación firme y coherente para canalizar su energía de manera adecuada.

Detalles del Fila brasileño

Altura: 55-70 CM
Caracter: Sociable, Muy fiel, Inteligente
Características : Rústico, Musculoso, Alargado
Clasificación FCI: Grupo II
Clima ideal: N/D
Esperanza de vida: 8-10
Entorno ideal: Niños, Pisos, Pastor, Vigilancia
Peso Medio: 45-100

Origen del perro Fila brasileño

Descendiente de antiguos mastines traídos a Brasil por colonizadores portugueses, el Fila Brasileño se ha desarrollado en un contexto único, adaptándose a vastos paisajes y desempeñando roles diversos, desde la protección de haciendas hasta el rastreo de esclavos fugitivos. Esta mezcla de funciones ha forjado un perro notablemente versátil y resiliente, destacado por su fuerza física y su lealtad inquebrantable. A lo largo de los siglos, la selección natural y humana ha perfilado su carácter distintivo, equilibrando ferocidad con afecto, lo cual lo hace un guardián excepcional y, al mismo tiempo, un compañero familiar devoto. Su origen, impregnado en la historia y la cultura brasileña, refleja la evolución de una raza que es tanto guardiana feroz como fiel protectora.

Características del Fila brasileño

El Fila brasileño se caracteriza por su notable envergadura, combinando poderío físico con una presencia intimidante. Esta raza exuda confianza y coraje, siendo un excelente guardián por naturaleza. Su lealtad hacia la familia es inquebrantable, mostrando una devoción y un afecto incondicionales hacia sus seres queridos. Inteligentes y receptivos, estos canes responden bien al entrenamiento, aunque requieren de un manejo firme y consistente para canalizar apropiadamente su energía. Su predisposición al trabajo los convierte en compañeros versátiles, aptos tanto para labores de protección como para ser perros de compañía dedicados. Sin embargo, es fundamental una socialización temprana para fomentar la convivencia armónica con otros animales y personas.

Deja un comentario