Cuidados de un Lebrel escocés o deerhound

El Lebrel escocés, también conocido como deerhound, es una raza de perro noble y elegante que se originó en las tierras altas de Escocia. Con su imponente tamaño y su pelaje suave y sedoso, este perro es una verdadera belleza. Además de su apariencia, el Lebrel escocés es conocido por su lealtad y su carácter amigable, lo que lo convierte en un excelente compañero de vida. Su naturaleza tranquila y su instinto protector lo hacen ideal para familias con niños y otros animales. Si estás buscando un perro fiel y gentil, el Lebrel escocés es la raza perfecta para ti.

Detalles del Lebrel escocés o deerhound

Altura: 70-80 CM
Caracter: Sociable, Muy fiel, Cariñoso, Tranquilo
Características : Fino
Clasificación FCI: Grupo X
Clima ideal: N/D
Esperanza de vida: 8-10
Entorno ideal: Niños, Pisos, Casas, Senderismo
Peso Medio: 45-100

Origen del perro Lebrel escocés o deerhound

El Lebrel escocés, o deerhound, tiene sus raíces en la Escocia medieval, donde fue criado inicialmente para la caza de ciervos gracias a su impresionante tamaño, fuerza y rapidez. Esta raza, noble y antigua, se desarrolló a partir de perros cazadores prehistóricos y fue perfeccionada a lo largo de los siglos para adaptarse a las difíciles condiciones del terreno escocés. Los clanes de las Tierras Altas lo valoraban tanto por su habilidad en la caza como por su compañía, considerándolo un símbolo de estatus y honor. A medida que la caza de ciervos con perros fue prohibida, este lebrel se transformó más en un perro de compañía, sin perder su majestuosidad y porte. Esta evolución refleja la adaptabilidad y la perdurabilidad de la raza a través del tiempo.

Características del Lebrel escocés o deerhound

El Lebrel escocés, también conocido como deerhound, destaca por su gran tamaño y estructura fuerte pero elegante. Su pelaje es duro y áspero, adecuado para el clima frío, usualmente en tonos de gris, brindle o incluso negro. Este can posee una expresión amigable y noble, con ojos grandes y una mirada penetrante. En términos de carácter, son excepcionalmente leales y afectuosos con su familia, mostrando una disposición tranquila y paciente. A pesar de su tamaño, son sorprendentemente ágiles y disfrutan de largas caminatas, necesitando ejercicio regular para mantenerse felices. Inteligentes y receptivos, responden bien a un entrenamiento positivo. Su instinto protector y su naturaleza gentil lo hacen ideal para convivir con niños y otros animales, estableciéndose como compañeros leales y dedicados.

Deja un comentario