Cuidados de un Mastín inglés o mastiff

El mastín inglés, también conocido como mastiff, es una raza de perro de gran tamaño y apariencia imponente. Originario de Inglaterra, este perro se caracteriza por su lealtad, valentía y tranquilidad. Su tamaño y fuerza lo convierten en un excelente guardián y protector de su familia. A pesar de su apariencia intimidante, el mastín inglés es un perro amable y cariñoso, especialmente con los niños. Su pelaje corto y fácil de cuidar lo hace ideal para aquellos que buscan un compañero fiel y de bajo mantenimiento. Si estás buscando un perro leal y protector, el mastín inglés es la raza perfecta para ti.

Detalles del Mastín inglés o mastiff

Altura: Más de 80 CM
Caracter: Equilibrado, Fuerte, Sociable, Muy fiel, Cariñoso, Tranquilo, Dócil
Características : Musculoso, Orejas largas
Clasificación FCI: Grupo II
Clima ideal: N/D
Esperanza de vida: 12-14
Entorno ideal: Niños, Pastor, Vigilancia
Peso Medio: 45-100

Origen del perro Mastín inglés o mastiff

Con raíces profundas en la historia de Inglaterra, el Mastín Inglés, conocido también simplemente como mastiff, se distingue por ser una de las razas caninas más antiguas. Se cree que su historia se remonta a la época romana, donde estos imponentes perros eran utilizados en batallas y como guardianes debido a su gran tamaño y fuerza. Con el tiempo, su rol evolucionó para convertirse en protectores de propiedades y familias, siendo valorados por su lealtad y temperamento equilibrado. Aunque su aparición en registros históricos varía, la evidencia sugiere que su presencia en suelo inglés fue fundamental para el desarrollo de diversas razas de perros guardianes en Europa. A lo largo de los siglos, el mastiff ha mantenido su estatus como símbolo de nobleza y coraje, jugando un papel esencial en la historia canina del continente.

Características del Mastín inglés o mastiff

El Mastín Inglés, conocido también como mastiff, se caracteriza por su imponente tamaño y estructura musculosa, mostrando una mezcla de fuerza y elegancia. Este perro posee un pelaje corto que requiere un mantenimiento mínimo, ideal para propietarios que prefieren rutinas de cuidado sencillas. Su temperamento es notablemente equilibrado; a pesar de su aspecto intimidante, es un perro amable, leal y extremadamente protector con su familia, desarrollando un fuerte vínculo con sus seres queridos. Dotado de una paciencia admirable, se lleva bien con los niños, demostrando una tolerancia excepcional. No obstante, debido a su tamaño y fuerza, es recomendable una socialización y entrenamiento tempranos para asegurar su adecuada integración familiar y social. Esta raza requiere de espacios amplios para mantener una vida saludable y activa.

Deja un comentario